Bienvenido a Barcelona

O bienvenido a la ciudad de la diversidad

Barcelona, cálida y atractiva, nos ofrece una oportunidad única para dejarnos llevar por la historia, el ocio y la cultura catalana. Gracias a los mágicos rincones escondidos en la ciudad, sus playas, barrios y montañas se ha convertido en uno de los destinos turísticos más visitados de Europa.

Situada a orillas del mediterráneo

Con una historia milenaria, Barcelona abre sus puertas al mundo con una perfecta comunicación tanto por tierra -con una renovada red de carreteras comunicadas con la ciudad-, mar -ya que Barcelona posee un puerto líder en el tránsito de Cruceros por el mediterráneo- y aire -pues el aeropuerto de El Prat, tras su reforma, recibe más de 37 millones de viajeros al año y es un moderno y cómodo aeropuerto situado a solo 20 mn en tren del mismo centro de la ciudad Condal.

Una vez que el visitante llega a la ciudad, Barcelona se despliega ante sus ojos, cálida, amable, divertida y espectacular. Ha sido declarada patrimonio de la UNESCO, por lo cual, no podemos dejar de perdernos en los recovecos de su historia. La ciudad data en sus orígenes de época romana, decir entonces que se hace imprescindible perderse por los callejones del barrio gótico: su núcleo primitivo. Allí donde los romanos colocaron sus murallas defensivas, hoy nosotros podemos descubrir calles estrechas, plazas escondidas y abundante construcción gótica religiosa como la impresionante catedral, o la iglesia de la Mercé, patrona de Barcelona, o arquitectura civil, como el ayuntamiento y el Palau de la Generalitat de la plaza de Sant Jaume, lugar de celebración de los títulos de F.C. Barcelona.

Podemos seguir avanzando hacia tiempos más modernos por los barrios anexos de la Ribera, de origen medieval con grandes palacetes y museos. O el Eixample que pone en práctica los principios más atrevidos del modernismo urbanistico catalán.

Pero la historia en Barcelona es tan amplia como su belleza arquitectónica

Grandes arquitectos dejaron volar su imaginación a través de las calles de la ciudad, ejemplo de ello: el Palau de la Música Catalana o el Hospital de Sant Pau de Doménech i Montaner que han sido declarados patrimonio de la humanidad junto con algunas de las obras de uno de los más queridos arquitectos catalanes, Gaudí, cuyos parque Güell, Palau Güell y la innovadora Casa Milá (o Pedrera) también han sido incluidos en esta exclusiva lista de patrimonio de la UNESCO. Piezas maestras de la arquitectura modernista junto a las obras más emblematicas del genio catalán: la Sagrada Familia o la Casa Batlló, cuya visita se hace imprescindible durante la estancia en Barcelona.

Barcelona nos ofrece una gran abanico de actividades y ocio, como pueda ser disfrutar de la brisa marina del mediterráneo, contemplar las impresionantes y fotográficas vistas de la ciudad condal desde el ya citado Parc Güell, situado en el barrio de Gracia, uno de los barrios más atractivos de la ciudad.

Montjuïc y Las Ramblas

También desde el castillo situado en lo alto de la cercana montaña de Montjuïc; o desde abajo, recorriendo la arteria principal de Barcelona, La Rambla, llena de arquitectura renacentista y barroca nos permite la visita de lugares tan emblemáticos como el mercado de la boquería o el mercado de flores y pájaros. Una vez llegamos al mar también podemos disfrutar de una amplia oferta de museos y ocio, modernas instalaciones herederas de los juegos Olímpicos del 92, actividades acuáticas y mucho más...

Aunque si lo que se desea es descansar, Barcelona, por supuesto, nos ofrece playa, mucha playa, nueve en total. Recomendable es pasar parte del día en la famosa Barceloneta, dotada de todo tipo de comodidades, que se convierte en uno de los lugares más frecuentados de la ciudad.

Sol, playa, historia, cultura, arquitectura, gastronomía abundante y muy variada, montaña, deporte…

Barcelona es una de las ciudades más atractivas y que más oferta cultural de ocio nos ofrece de Europa, vívela, piérdete, recórrela, y disfrútala durante tu estancia.